martes, 21 de septiembre de 2010

ALI PROJECT y el espíritu de oriente en occidente

Me voy a tomar la libertad de recomendar uno de mis grupos favoritos y hablar un poco de él. Se trata del dúo japonés "ALI PROJECT". Tienen un estilo muy definido y personal que se ha ido desarrollando y consolidando con el paso del tiempo y una fuerte imagen gótica. Comenzaron su carrera musical en 1988. En sus inicios hacían un pop desenfadado, ligero y luminoso pero en 2001 su sonido se hizo más grave, oscuro y electrónico, dando más protagonismo a la música clásica y a la cuerda (han tomado como ejemplo a Mozart, Chopin, Brahms, Prokofiev, Ketellbey y Muzorgsky, entre otros). Esta evolución es lo que ellos han dado en llamar un cambio de "White ALI" a "Black ALI". Su vocalista (y letrista), Arika Takarano posee cualidades de soprano y no duda en enfrentarse al aria de la reina de la noche e incluirla magistralmente en una de sus composiciones. Su virtuosa voz se ha adaptado fácilmente a la metamorfosis del grupo y está llena de texturas y matices: graves cálidos y agudos llenos de lirismo. Sus letras han pasado del optimismo inicial a una atmósfera mucho más existencial y apocalíptica, con tormentosas historias de amor llenas de simbolismo. Para uno de sus temas se inspiraron en la novela Cumbres borrascosas de Emily Brontë. Han sabido fundir la tradición oriental y occidental en su música y sus letras, que están influidas por la religión católica y por la mitología grecolatina, (como se aprecia en su tema "Narcisse noir" sobre el mito de Narciso) entre otras. Su gusto por el francés es otro rasgo distintivo más, puesto que los grupos de pop japoneses suelen recurrir al inglés buscando la proyección internacional, pero ALI PROJECT se ampara en el francés como símbolo de distinción y delicadeza aristocráticas, (han versionado "La vie en rose" de Édith Piaf y "Je te veux" de Erik Satie). Otro punto a tener en cuenta es su gusto por realizar orquestaciones de sus temas con gran precisión, obteniendo un sonido puro y auténtico, libre de los recursos electrónicos de los que a veces abusan, lo que demuestra que este grupo no puede ser incluido dentro del pop corriente. Sus seguidores los aprecian por componer bandas sonoras y temas de apertura y cierre para animes que han llegado a convertirse en míticos. Por otra parte, la aridez de sus letras hace compleja su comprensión e interpretación (todo ello unido a la dificultad del idioma japonés). Además, el exceso de extrañas imágenes simbolistas las acercan al vanguardismo. No obstante su concepción del amor se asemeja a la del poeta francés Baudelaire: el amor es algo que nos salva de la monotonía y nos acerca a la pura y frágil belleza pero a la vez puede hundirnos en la miseria y en el pecado. Con este escritor comparten también la creencia en la tendencia al mal del ser humano. Sin embargo, junto a estos rasgos románticos podemos hallar uno medieval: la visión del mundo como un valle de lágrimas. Ahora os dejo con la música de ALI PROJECT:



video
Esta canción se titula "La Rose de la Reine-Baragoku Otome", es decir, "La rosa de la reina-la doncella en la cárcel de rosas". Se trata de una versión orquestal de una de sus canciones más famosas que fue uno de los temas de inicio para el anime "Rozen Maiden" y está incluida en el disco "Gothic Opera" de este año.

viernes, 17 de septiembre de 2010

My own Theory about Stairway to Heaven

Hay canciones que deben ser escuchadas, como hay libros que deben ser leídos, o cuadros que deben ser vistos, etc. En general hay genialidades en cualquier campo del arte que no deben pasarse por alto. El ser humano es extraordinario y esa cualidad reside precisamente en la riqueza de ideas y de interpretaciones que cada uno puede llegar a concebir. Pero hay deteminados "puntos singulares" creados por el ser humano que merecen mención a parte por su genialidad. La joya musical en la que me centro hoy es una de ellas.
"Stairway to Heaven" de Led Zeppelin es una de esas canciones que simplemente no pueden dejar indiferente a nadie, sea por su melodía, su letra, su enigmático magnetismo o por la polémica que suscitó. La canción en cuestión provocó todo un revuelo por contener aparentemente "mensajes satánicos" cuando se reproducía del revés. Pero eso no es algo nuevo en el mundo de la música, "Empty Spaces" de Pink Floyd provocó una situación similar, entre otros. Los productores del grupo zanjaron las acusaciones argumentando:"nuestros vinilos sólo giran hacia delante". Por determinadas razones la canción se ha convertido en toda una leyenda y en una de las más famosas de la banda pero su valor va más allá, es una de las mejores piezas que haya dado nunca el rock. Tras escucharla innumerables veces y disfrutarla siempre como en la primera ocasión yo llegué a mi propia interpretación de su misteriosa e inconexa letra (la parte en cursiva es la sospechosa por contener los "mensajes satánicos"):

There's a lady who's sure all that glitters is gold

 And she's buying a stairway to Heaven.

When she gets there she knows, if the stores are all closed

With a word she can get what she came for.

Ooh, ooh, and she's buying a stairway to Heaven.


There's a sign on the wall but she wants to be sure

'cause you know sometimes words have two meanings.

In a tree by the brook, there's a songbird who sings,

Sometimes all of our thoughts are misgiven.

Oh, it makes me wonder,


There's a feeling I get when I look to the west,

And my spirit is crying for leaving.

In my thoughts I have seen rings of smoke through the trees,

And the voices of those who stand looking.

Oh, it makes me wonder,

Oh, it really makes me wonder.

And it's whispered that soon if we all call the tune

Then the piper will lead us to reason.

And a new day will dawn for those who stand long

And the forests will echo with laughter.

If there's a bustle in your hedgerow, don't be alarmed now,

It's just a spring clean for the may queen.

Yes, there are two paths you can go by, but in the long run

There's still time to change the road you're on.

And it makes me wonder.

Your head is humming and it won't go, in case you don't know,

The piper's calling you to join him,

Dear lady, can you hear the wind blow, and did you know

Your Stairway lies on the whispering wind.

And as we wind on down the road

Our shadows taller than our soul.

There walks a lady we all know

Who shines white light and wants to show

How everything still turns to gold.

And if you listen very hard

The tune will come to you at last.

When all are one and one is all

To be a rock and not to roll.

And she's buying a Stairway to Heaven

Esta es la letra, se habla de una señora que desea comprar una "escalera hacia el cielo" que es como se titula la canción. Ese cielo hay que entenderlo como el paraíso puesto que en inglés se diferencia entre sky (bóveda celeste) y Heaven (lugar al que según la religión cristiana van a parar las almas de los justos). Yo, tras mucho reflexionar e interpretar el simbolismo de la canción la he interpretado de una forma mística. Así, esa señora sería el "alma" que desea obtener acceso al paraíso para lograr la unión mística. Sin embargo, esto no puede obtenerse de forma material (es imposible comprar una escalera hacia el cielo) y así comienzan las tres vías: purgativa, iluminativa y unitiva. Toda esa vía purgativa parece estar representada como en el cántico espiritual de San Juan de la Cruz pues está salpicada de elementos naturales. No obstante, la última estrofa es la más complicada y extraña. Aunque se dice "when all are one and one is all" "cuando todo es uno y uno es todo" también se repite "She´s buying a Stairway to Heaven" "está comprando una escalera hacia el cielo". "Cuando todo es uno y uno es todo" da la sensación de unión mística, de que el proceso se ha cumplido con éxito pero se insiste en que la protagonista compra la escalera hacia el cielo. En este galimatías tampoco he sido capaz de encontrar sentido a los símbolos de el gaitero (the piper) ni del pájaro cantor (a songbird).
En cualquier caso esta es sólo una de mis muchas reflexiones inútiles que no me conducen a ningún sitio. Espero que, al menos os anime a escuchar este prodigio musical. 

Delito de lesa majestad

Me propongo ahora reflexionar sobre algo que nos concierne a todos, y es que la Justicia es uno de los pilares de la sociedad actual. Conceptos como la presunción de inocencia o la legítima defensa nos han hecho avanzar. Aunque hoy el panorama es bien distinto. La Justicia está estancada, no sólo por su lentitud que la hace naufragar en un mar de burocracia a veces innecesario. (Si se mira bien, la palabra "burocracia" puede llegar a ser muy humorística). Además, la Justicia tiene que lidiar contra algo que la ha venido acompañando desde siempre, el lenguaje jurídico. Está claro que cada profesión, cada campo del saber, tiene su jerga y su argot, sus tecnicismos. Sin embargo, del mismo modo en que un médico le explicaría gustosamente a su paciente en qué consiste esa dolencia impronunciable que según él, padece, los abogados, jueces y demás tendrían que hacer lo mismo. Al fin y al cabo la Justicia, como la medicina, es un servicio público esencial con lo que debería estar al alcance de todos. Es imposible descifrar un escrito jurídico. Para hacerlo hay que o bien, estar muy versado en la materia o bien, tener cerca un diccionario. Vaya por delante que me encanta este modo de expresarse pero también es digno de aceptar que no se trata de una manera práctica de comunicarse. Se trata de un lenguaje altisonante, complejo, confuso y enrevesado, casi literario. Las múltiples acepciones de los términos convierten en una tarea difícil comprender cualquier texto jurídico para un lector medio. Es un caos, en su mayoría son palabras bastante antiguas y que han quedado en desuso, salvo para el anquilosado argot jurídico, que parece ignorar que los tiempos cambian. Tampoco hay que olvidar la pompa de las togas, y las pelucas (que en muchos lugares se siguen conservando) que nos hace retroceder en el tiempo. La Justicia tiene que luchar contra este anquilosamiento. La simplicidad y la economía del lenguaje sin duda favorecerían su rapidez y su eficacia. Para lenguaje grandilocuente y literario ya tenemos a genios de la literatura como Cervantes, Shakesperare o Goethe con los que deleitarnos.
Y todo esto lo digo como futura estudiante de Derecho.